En este momento estás viendo La importancia de los protectores

La importancia de los protectores

Cada día, las extremidades de nuestros caballos se ven expuestas a todo tipo de inconvenientes que pueden perjudicar el desempeño de su actividad.

Para intentar evitar estos problemas, contamos con los protectores, cuya función principal es proteger las extremidades de golpes, pero que tienen muchas más ventajas.

La mayoría optamos por un uso diario y constante de estos aliados. Pero, ¿sabes realmente cuáles son sus funciones?, ¿son útiles?, ¿cómo se debe elegir los más adecuados para cada caso? Todas estas preguntas tienen el origen en la necesidad de proteger las patas del caballo.

BENEFICIOS DE LOS PROTECTORES

Se ha demostrado que los protectores tienen una serie de beneficios en la salud de los caballos: evitan la cojera, evitan lesiones, golpes, etc. Teniendo esto en cuenta, lo más recomendable es utilizarlos a diario y de forma regular.

Ahora bien, el protector debe adaptarse siempre en función a dos puntos:

– La actividad realizada por el animal.

– La morfología del animal.

 Sus principales beneficios:

· Proteger de golpes durante el trabajo, la práctica de una actividad o paseo.

· Evitar roces o alcances.

· Proteger las articulaciones de tal forma que evitan las lesiones que se puedan producir durante el trabajo diario.

· Prevenir el sobrecalentamiento de tendones durante la actividad física.

 TIPOS DE PROTECTORES

 De forma general podemos decir que existen cinco tipos de protectores en el mercado.

 · Salto: especialmente creados para utilizarse al realizar saltos.

· Doma: diseñados exclusivamente para la disciplina.

· Transporte: protegen las extremidades del caballo de posibles roces que se pueda realizar el propio animal dentro del camión o van.

· Trabajo: utilizadas para entrenar o concursar, sirven como salvaguardia de las patas ante los más que probables golpes durante el trabajo.

En este caso existen varios tipos o modelos de protectores para el trabajo, siendo los siguientes:

       Enteros: evitan los golpes en el menudillo.

       Tendoneras: pensadas para la sujeción de los tendones.

       Campanas: para proteger la corona y los talones. Cubren el casco completamente.

       Rodilleras: para montar evitando los posibles daños en caso de caída.

 · Descanso: utilizadas cuando el caballo se encuentra en el box. Su función es evitar que se roce, que se enfríe o incluso prevenir los posibles tirones en los tendones que suelen producirse tras una intensa jornada de trabajo.

RECOMENDACIONES 

1. Nunca poner un protector que esté mojado o húmedo, esto puede traer consecuencias en la piel del caballo. Incluso se debe evitar colocar los protectores si el caballo está sudado.

2. Comprueba siempre que los protectores a colocar están perfectamente limpios, cualquier suciedad puede provocar incómodos roces.

3. Verifica también que la zona del caballo sobre la que va a colocar el protector está perfectamente limpia y lo más seca posible.

4. Los protectores sólo podrán ponerse al animal por un corto periodo de tiempo, puesto que de otra forma la suciedad puede ir acumulándose dentro de ellas, provocando rozaduras y heridas.

5. Renueva los protectores de forma periódica, nunca lo uses si está gastado o tienes alguna duda de que el velcro o la forma de sujeción va a aguantar correctamente.

No dudes en visitar nuestra amplia gama de protectores, y si no ves lo que quieres, consúltanos! 

Descubre toda la variedad de protectores aquí.

, Rincon Del Valle


Productos relacionados

Deja una respuesta