Uno de los momentos en que se debe utilizar el acial es en la aplicación de inyecciones si el animal es muy nervioso.
Se puede usar también en el esquilado, evitando que el animal cabecee y podamos herirle los ojos.

Al aplicarlo es importante que se compruebe que los bordes del labio permanezcan enrollados hacia adentro para evitar posibles cortes.

Se debe estar atento a los movimientos del caballo, porque si sacude la cabeza se debe acompañar el movimiento como medida de prevención.

Tipos:

Acial de cuerda: para su correcta utilización tienes que pasar la muñeca de una mano a través de la lazada de cuerda para agarrar fuertemente el belfo superior del caballo. Después se debe deslizar la cuerda por encima de tu mano y sujetar el labio superior para girar el mango de madera sobre sí mismo.

Acial de metal: tienes que sujetar el acial con una de las manos por las dos barras rígidas. Después con la otra mano introducir el labio superior del caballo en la parte de arriba del acial con la bisagra en ese mismo ángulo y oprimir fuertemente las barras. Es recomendable enrollar el cordón en la parte inferior de la herramienta para mantener la presión.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.